Hablemos Claro

Probióticos y fibra, ingredientes funcionales en beneficio del sistema inmunitario y la microbiota intestinal

Dra. Roxana Valdés Ramos
Dra. Beatriz E. Martínez Carrillo

Coordinación del Centro de Investigación y Estudios Avanzados en Ciencias de la Salud
Universidad Autónoma del Estado de México

El sistema inmunitario es el que se encarga de defender al organismo de los microorganismos dañinos que se encuentran en el medio ambiente y causan enfermedades infecciosas, como son los virus, las bacterias y los parásitos. Para realizar sus funciones, el sistema inmunitario cuenta con células propias que se encargan de producir sustancias para nuestra protección, como son los anticuerpos y las citocinas entre otras. Adicionalmente, el sistema inmunitario realiza funciones conjuntas con otros sistemas para llevar a cabo su trabajo, como con la piel y las mucosas, que en condiciones óptimas y cuando están intactos impiden el ingreso de los microorganismos al cuerpo. La vía de entrada más común de los microorganismos es orogastroenteral, ya que un número importante de estos se encuentra presente en alimentos y bebidas; sin embargo, no todos los microorganismos que consumimos son dañinos para el cuerpo, es más, la mayoría son benéficos para la salud, y conforman lo que se conoce como flora bacteriana normal, microflora o microbiota; esta se localiza en el tracto gastrointestinal, comparte los alimentos y protegen al cuerpo de los patógenos que pueden causar infecciones, ya que no les dan espacio para desarrollarse, ni los dejan entrar al organismo. Además, interactúan de forma muy cercana con las células del sistema inmunitario que residen en las capas externas del intestino, ayudándoles a reconocer a las bacterias potencialmente dañinas y así las puedan reconocer y eliminar antes de que causen una infección.

El consumo de fibra y de probióticos pueden apoyar en para mantener una microbiota equilibrada en beneficio de la salud.

Algunos investigadores han descubierto también, que la microbiota intestinal está relacionada con la capacidad que tenemos de absorber y utilizar los nutrimentos que obtenemos a partir de los alimentos y pueden estar relacionados con el resto del metabolismo. La disbiosis es la alteración de la microbiota intestinal, la cual a su vez causa una desregulación del sistema inmunitario, favoreciendo el desarrollo de diversas patologías, como pérdida del control del peso corporal y algunas enfermedades crónicas degenerativas como la diabetes mellitus tipo 2 y la enfermedad cardiovascular entre otras. La disbiosis puede ser ocasionada por diversos factores, entre los que se encuentra la inadecuada colonización del intestino en los recién nacidos, condicionada por la vía de nacimiento (parto o cesárea), la falta de alimentación al seno materno, ya que es en el nacimiento y los primeros meses de vida cuando se establece la composición de la microbiota y lo ideal es el parto y la alimentación con leche materna. Así mismo, el uso indiscriminado de antibióticos, la vacunación y prácticas higiénicas inadecuadas, pueden destruir y desequilibrar a la microbiota. Además, el estilo de vida que llevamos puede tener efectos importantes sobre la salud intestinal, situaciones como el estrés y las dietas elevadas en grasas y bajas en fibra, son causantes de alteraciones en la microbiota.

Es importante mantener el equilibrio de la microbiota, lo cual puede lograrse por medio de una alimentación adecuada y el consumo de probióticos y prebióticos. Los probióticos son suplementos alimenticios con microorganismos vivos que tienen efectos benéficos sobre el organismo al mejorar el equilibrio de su microbiota, en tanto que los prebióticos son sustancias que se encuentran en los alimentos como las fibras, cuyos efectos se relacionan con la estimulación selectiva del crecimiento o actividad de la microbiota, ayudando a mantener o restablecer la salud.


Referencias:

  • Bengmark S. Pharmacol Res. 2013 Mar; 69(1):87-113. doi: 10.1016/j.phrs.2012.09.002. Epub 2012 Sep 16. Gut microbiota, immune development and function.
  • Cani PD, Delzenne NM. Curr Pharm Des. 2009; 15(13):1546-58. The role of the gut microbiota in energy metabolism and metabolic disease.
  • Ceapa C, Wopereis H, Rezaïki L, Kleerebezem M, Knol J, Oozeer R . Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2013 Feb; 27(1):139-55. doi: 10.1016/j.bpg.2013.04.004. Influence of fermented milk products, prebiotics and probiotics on microbiota composition and health.
  • Collins MD, Gibson GR. Am J Clin Nutr. 1999 May; 69(5):1052S-1057S. Probiotics, prebiotics, and synbiotics: approaches for modulating the microbial ecology of the gut.
  • Delzenne NM, Cani PD. Annu Rev Nutr. 2011 Aug 21; 31:15-31. doi: 10.1146/annurev-nutr-072610-145146. Interaction between obesity and the gut microbiota: relevance in nutrition.
  • Delzenne NM, Neyrinck AM, Cani PD. Microb Cell Fact. 2011 Aug 30; 10 Suppl 1:S10. doi: 10.1186/1475-2859-10-S1-S10. Epub 2011 Aug 30. Modulation of the gut microbiota by nutrients with prebiotic properties: consequences for host health in the context of obesity and metabolic syndrome.
  • Fernández L, Langa S, Martín V, Maldonado A, Jiménez E, Martín R, Rodríguez JM. Pharmacol Res. 2013 Mar; 69(1):1-10. doi: 10.1016/j.phrs.2012.09.001. Epub 2012 Sep 10. The human milk microbiota: origin and potential roles in health and disease.
  • Flint HJ. Nutr Rev. 2012 Aug; 70 Suppl 1:S10-3. doi: 10.1111/j.1753-4887.2012.00499.x. The impact of nutrition on the human microbiome.
  • Frick JS, Autenrieth IB. Curr Top Microbiol Immunol. 2013; 358: 273-89. doi: 10.1007/82_2012_217. The gut micro flora and its variety of roles in health and disease.
  • Hardy H, Harris J, Lyon E, Beal J, Foey AD. Nutrients. 2013 May 29; 5(6):1869-912. doi: 10.3390/nu5061869. Probiotics, prebiotics and immunomodulation of gut mucosal defences: homeostasis and immunopathology.
  • Howarth GS, Wang H. Nutrients. 2013 Jan 10; 5(1):58-81. doi: 10.3390/nu5010058. Role of endogenous microbiota, probiotics and their biological products in human health.
  • Lebba V, Nicoletti M, Schippa S. Int J Immunopathol Pharmacol. 2012 Oct-Dec; 25(4):823-33. Gut microbiota and the immune system: an intimate partnership in health and disease.
  • Kelly D, Mulder IE. Nutr Rev. 2012 Aug; 70 Suppl 1:S18-30. doi: 10.1111/j.1753-4887.2012.00498.x. Microbiome and immunological interactions.
  • Lim CC, Ferguson LR, Tannock GW. Mol Nutr Food Res. 2005 Jun; 49(6):609-19. Dietary fibers as "prebiotics": implications for colorectal cancer.
  • Power SE, O'Toole PW, Stanton C, Ross RP, Fitzgerald GF. Br J Nutr. 2014 Feb; 111(3):387-402. doi: 10.1017/S0007114513002560. Epub 2013 Aug 12. Intestinal microbiota, diet and health.
  • Purchiaroni F, Tortora A, Gabrielli M, Bertucci F, Gigante G, Ianiro G, Ojetti V, Scarpellini E, Gasbarrini A. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2013 Feb; 17(3):323-33. The role of intestinal microbiota and the immune system.
  • Robles Alonso V, Guarner F. Br J Nutr. 2013 Jan; 109 Suppl 2:S21-6. doi: 10.1017/S0007114512005235. Linking the gut microbiota to human health.

Otras referencias para consulta en internet