Hablemos Claro

Soya para la recuperación nutricia

Dra. Nimbe Torres y Torres
Departamento de Fisiología de la Nutrición
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”

Introducción

Una deficiencia de proteínas puede afectar a niños, ancianos y pacientes hospitalizados y es responsable de seis millones de muertes al año. Numerosos estudios han demostrado la presencia de desnutrición en los hospitales, con una prevalencia del 50%.

De acuerdo con la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), aproximadamente 795 millones de personas están desnutridas a nivel mundial y aunque ese número ha disminuido en los últimos años, sigue siendo un importante problema de salud.

Se han utilizado varios métodos para mejorar el estado nutricional de las personas con malnutrición en los países en desarrollo. Dos enfoques son: el enriquecimiento de la dieta y la administración de suplementos orales proteínico-calóricos. Cuando se trata de desnutrición energético-proteínica, el enfoque principal que se utiliza para mejorar el peso corporal y la recuperación de la persona, es el uso de una combinación de proteínas vegetales, provenientes de maíz, frijol, sorgo, arroz, soya y cacahuate, entre otros. Se ha informado ampliamente de que la combinación de los cereales y las leguminosas complementa los aminoácidos limitantes de cada alimento.

Aunque varios estudios han demostrado el efecto de la proteína en la dieta, principalmente de la caseína o suero de leche, sobre el crecimiento y la síntesis de proteínas, poco se sabe del efecto de otras fuentes de proteínas o combinaciones de proteínas vegetales para activar la síntesis de proteínas.

La manera más fina para saber si una proteína o combinación de proteínas pudiera tener un efecto importante en la recuperación nutricia sería a través de la vía de señalización de mTORC1 (por sus siglas en inglés,mammalian target of rapamycin C1).

El interés científico y del consumidor se dirige cada vez más hacia el uso de proteínas de origen vegetal como componentes de la dieta para aumentar la síntesis de proteínas; sin embargo, existía controversia acerca de si la ingestión de una mezcla de proteínas de origen vegetal en la dieta podría regular de la misma manera la síntesis de proteínas en comparación con las proteínas de origen animal. La duda podría atribuirse a la menor digestibilidad de algunas fuentes de origen vegetal debido al bajo contenido de algunos aminoácidos esenciales, tales como la metionina en las leguminosas y lisina en los cereales. Además, la mayoría de las proteínas vegetales tiene un contenido del aminoácido leucina relativamente bajo (excepto el maíz), que pudiera afectar la síntesis de proteínas en comparación con las proteínas animales.

Sin embargo, los alimentos que consumimos se componen de mezclas de proteínas, que mejoran la calidad de la proteína ingerida complementando los aminoácidos limitantes en cada fuente. La combinación de proteínas es de alta prioridad para mejorar la calidad de las proteínas de origen vegetal, para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2, y porque su costo es más bajo que las proteínas animales.

La mayoría de los estudios ha evaluado la síntesis de proteínas en el músculo después de la ingestión de aminoácidos libres, en leche, suero de leche o caseína. Por el contrario, pocos estudios han evaluado los efectos de la ingesta de proteínas de origen vegetal sobre la vía de señalización de mTORC1 implicada en la síntesis de proteínas.

Recientemente, estudios de recuperación nutricia realizados en nuestro laboratorio revelaron que la combinación de frijol-maíz, proteína de soya-maíz o proteína de soya son las mejores para la rehabilitación nutricia debido al aumento significativo en ganancia de peso corporal, la activación de la vía de señalización mTORC1 en el hígado y el músculo, y la formación de polisomas (factores encargados de que intervienen en la síntesis de proteínas) en el hígado.

En ensayos con animales, como se puede ver en la siguiente gráfica, los que se recuperaron más rápidamente fueron los que se alimentaron con proteína de soya o las combinaciones de proteína de soya con maíz, o frijol con maíz, y su velocidad de recuperación se equipara a la de los animales alimentados con caseína, que se utiliza como proteína de referencia.

Casein = caseína; Soy = soya; BB = frijol; Corn = maíz

 

Por otra parte, es importante mencionar que los animales alimentados con proteínas de origen vegetal presentaron concentraciones de homocisteína significativamente más bajas que los que fueron alimentados con caseína. Esto indica que el consumo de proteína de origen vegetal disminuye el riesgo de presentar enfermedad cardiovascular.

A continuación se muestra cómo la proteína de soya o la combinación de proteína de soya con maíz regula la síntesis de proteínas vía mTOR (proteína que ayuda a controlar varias funciones celulares, incluso la multiplicación y la supervivencia de las células).

Nuestros resultados proporcionan evidencia de que la combinación óptima de algunas proteínas vegetales mejora la calidad de la proteína dietaria de una manera similar a la de las proteínas de origen animal, a un menor costo, manteniendo un crecimiento adecuado, activando la síntesis de proteínas y la formación de polisomas después de un periodo de restricción de proteína dietaria. Estos resultados pueden ser útiles en el desarrollo de suplementos locales para el tratamiento de individuos con desnutrición.

Referencias:

  1. Bressani, R., et al.,Protein quality of a soybean protein textured food in experimental animals and children.J Nutr, 1967. 93(3): p. 349-360.
  2. Young, V.R.,Soy protein in relation to human protein and amino acid nutrition.JADA, 1991. 91: p. 828-835.
  3. Sarwar, G. and F.E. McDonough,Evaluation of protein digestibility-corrected amino acid score method for assessing protein quality foods.J Assoc Off Anal Chem, 1990. 73: p. 347-356.
  4. Agriculture., U.S.D.o.,Modification of the vegetable protein products requirements for the National School Lunch Program, School Breakfast Program, Summer Food Service Program and child and adult care food program. 2000. p. 12429-12442.
  5. Anderson, J.W., B.M. Smith, and C.S. Washnock,Cardiovascular and renal benefits of dry bean and soybean intake.Am J Clin Nutr, 1999. 70(3): p. 464S-474S.
  6. Erdman, J.,soyproteinand cardiovascular disease: A statement for healthcare professionals from the nutrition committe of the AHA.Circulation, 2000. 102: p. 2555-2559.
  7. Reinli, K. and G. Block,Isoflavone content of soy foods.Nutr Cancer, 1996. 26: p. 123-148.
  8. Sacks, F.M., et al.,Soy protein, isoflavones, and cardiovascular health: an American Heart Association Science Advisory for professionals from the Nutrition Committee.Circulation, 2006. 113: p. 1034-1044.
  9. Tovar, A. R., Ascencio, C., & Torres, N. (2002).Soy protein, casein, and zein regulate histidase gene expression by modulating serum glucagon. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism, 283(5), E1016-E1022.
  10. Torre-Villalvazo, I., Tovar, A. R., Ramos-Barragán, V. E., Cerbón-Cervantes, M. A., & Torres, N. (2008).Soy protein ameliorates metabolic abnormalities in liver and adipose tissue of rats fed a high fat diet. The Journal of nutrition, 138(3), 462-468.
  11. Tovar, A. R., Ascencio, C., & Torres, N. (2002).Soy protein, casein, and zein regulate histidase gene expression by modulating serum glucagon. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism, 283(5), E1016-E1022.
  12. Torres y Torres, N., & Tovar-Palacio, A. R. (2009).La historia del uso de la soya en México, suvalor nutricional y su efecto en la salud. Salud Pública de México, 51(3), 246-254.