Hablemos Claro

Actividad física para la salud

La actividad física es cada vez más un componente esencial para la salud. Algunas enfermedades como la obesidad y la diabetes han alcanzado cifras epidémicas y, en buena medida, estos padecimientos están profundamente relacionados con el estilo de vida de las personas.

El estilo de vida está compuesto de varios puntos: la alimentación, el descanso, las actividades rutinarias y de ocio, y la actividad física. Dependiendo de los beneficios que obtienes de cada una de estas partes, tendrás un estilo de vida más o menos saludable.

Si tu estilo de vida es sedentario o con muy poca actividad física, podrías estar poniendo en riesgo tu salud y tu calidad de vida. El sedentarismo, que hoy está catalogado como una enfermedad que causa más muertes que el tabaquismo, puede provocar enfermedades y agravar otras.

La recomendación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) es realizar actividad física durante al menos 30 minutos una vez al día. Lo ideal es moverse cada 30 minutos durante el día, aunque sea para caminar unos pasos o estirarse. Según las cifras de esa organización, el 60% de la población mundial no cumple con el mínimo de actividad física recomendada. Lo cual coloca al sedentarismo en el cuarto lugar de las causas de mortalidad mundial.

En México, el 60% de los niños (hasta los 14 años) no realizan suficiente actividad física, el 23% de los adolescentes (hasta los 18 años) son inactivos, un 18% son moderadamente activos y 59% activos. El panorama es un poco mejor en los adultos (hasta 69) que alcanzan casi un 50% de físicamente activos. Otros países tienen cifras menos alentadoras, por ejemplo, en EE.UU. 250,000 muertes al año están asociadas con la inactividad física.

Los índices de actividad física son más altos en adultos que en jóvenes, lo cual puede estar reflejando una toma de conciencia sobre la importancia de mejorar el estilo de vida. Sin embargo, la actividad física es muy importante en todas las etapas de vida. Incluso, algunas enfermedades que se presentan en la edad adulta podrían ser prevenidas con un mejor estilo de vida desde la infancia, como es el caso del síndrome metabólico.

De acuerdo con la OMS, la actividad física:

  • Reduce el riesgo de hipertensión
  • Cardiopatía coronaria
  • Accidente cerebrovascular
  • Diabetes
  • Cáncer de mama y de colon
  • Depresión
  • Caídas, que en la edad adulta puede ser fatales
  • Mejora la salud ósea y funcional
  • Es clave en el gasto energético, es decir, para el equilibrio calórico y el control del peso corporal

Además, ayuda a bajar los niveles de lípidos (grasas), previene la osteoporosis, aumenta la movilidad y reduce la discapacidad en personas de edad avanzada, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el Colegio Americano de Medicina Deportiva, Cirujano General de los Estados Unidos y el Colegio Americano de Medicina Preventiva.

¿Qué es la actividad física?

La actividad física es todo el movimiento que hacemos con el cuerpo de manera cotidiana. Incluye las caminatas que hacemos para ir al trabajo, las escaleras que subimos, todo lo que cargamos de manera diaria, las actividades recreativas e incluso el ejercicio.

Las recomendaciones de la OMS y de los otros organismos mencionados varían dependiendo del sector de la población del que se trate, y son:

  • Niños y jóvenes (5-17 años): 60 minutos diarios de actividad física intensa o moderada, que en su mayoría sea aeróbica, un mínimo de 3 veces por semana.
  • Adultos (18-64 años): un mínimo de 150 minutos a la semana de actividad física aeróbica moderada, o 75 minutos semanales de intensidad vigorosa. Cada sesión de actividad debe durar al menos 10 minutos e incluir ejercicios de fortalecimiento de músculos dos veces por semana.
  • Adultos mayores (65 años en adelante): 150 minutos semanales de actividad aeróbica moderada, o 75 minutos de actividad vigorosa, o una combinación de ambas. Las sesiones de actividad deben tener una duración mínima de 10 minutos. Se recomienda que practiquen alguna actividad que promueva el equilibrio y la ejercitación de los principales sistemas musculares.

Estar en movimiento es fundamental para tener una buena salud e incluir actividad física en la rutina diaria es una estrategia indispensable para mejorar la calidad de vida.

Fuentes: