Hablemos Claro

¿Aportan los componentes de la leche algún beneficio a la salud?

Dra. Gabriela M. Rodríguez-Serrano
Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa

Existen diversas publicaciones que circulan en la web sobre los daños a la salud que puede causar el consumo de leche y sus productos. Sin embargo, esta información no es sustentada de manera fehaciente. Es claro que el consumo de productos lácteos para una población con una predisposición de desarrollar ciertas enfermedades, como alergias a proteínas, no es aconsejable. También, debemos de tener presente que el auge de enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes, obedece, entre otros factores, a un desbalance en la alimentación, al estilo de vida, al sedentarismo y a la exposición constante al estrés y a la contaminación; sería incorrecto atribuir la causa de estas enfermedades a un producto alimenticio o a un solo factor.

En la actualidad se ha demostrado que, además de las cualidades nutricionales de los componentes de la leche, algunos de ellos presentan actividad biológica que repercute en un beneficio para la salud humana. Diversas moléculas de la leche presentan bioactividad entre las que se encuentran proteínas, péptidos, lactosa, oligosacáridos y lípidos.

Los más estudiados en la última década, han sido los péptidos bioactivos: acarreadores de minerales, antihipertensivos, antitrombóticos (que evitan la formación de trombos), opioides, inmunomoduladores (que regulan el sistema inmunológico), antimicrobianos, etc. Se ha demostrado el efecto de algunos péptidos antihipertensivos, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (producida por el sistema nervioso central, los riñones, el pulmón y otros tejidos, que está involucrada en la regulación de la presión sanguínea), e incluso, ya se encuentran a la venta bebidas con estos péptidos en Japón y Finlandia.

Adema de los péptidos, algunas proteínas de la leche también presentan actividad biológica. Las inmunoglobulinas son proteínas minoritarias con un efecto sobre el sistema inmunológico, mientras que la lactoferrina participa en la defensa contra microorganismos patógenos.

Por otra parte, están los oligosacáridos de la leche con actividad prebiótica, actúan en la protección contra infecciones gastrointestinales y en la respuesta inflamatoria. Se ha demostrado que la diversidad de la microflora colónica está estrechamente relacionada con la dieta y que son en particular los oligosacaridos de la leche los que contribuyen a la proliferación de bacterias benéficas como Bifidobacterias. Cuando se produce un desequilibrio en esta población, se puede favorecer el desarrollo de microorganismos como Firmicutes (bacteroides), encontrados en el tracto digestivo en gente con obesidad.

En cuanto a la grasa de la leche, algunos ácidos grasos tienen actividad antimicrobiana y se ha demostrado su relación positiva para el cáncer, el sistema inmune y el sistema nervioso central. La esfingomielina, presente en la membrana del glóbulo de grasa de la leche tiene un efecto anticancerígeno e inhibe la absorción de colesterol. La administración oral de esfingolípidos demostró que estas moléculas participan en la prevención de cáncer de colon y es bien conocido su papel esencial en el desarrollo, activación y regulación del sistema inmune así como en la regulación de la velocidad de crecimiento neuronal. Respecto a los ácidos grasos poliinsaturados de la leche, incluidos los Omega-3 y Omega-6, participan en la formación de las membranas celulares, las prostaglandinas y los leucotrineos (derivados de los lípidos o grasas, que actúan como mediadores de la inflamación) todos ellos, controlan numerosas actividades responsables de una vida saludable.

Los minerales que contiene la leche también son importantes en la dieta humana ya que se ha demostrado que el calcio de la leche tiene de un 50 a un 100% de aumento de efectividad respecto a otras fuentes de calcio. El calcio de la leche tiene un efecto diferente en el cuerpo humano en comparación con el de otras fuentes; en particular, su efecto sobre el control de peso ha sido demostrado a través de un aumento en la eliminación de grasa fecal.

Este breve panorama de las múltiples actividades biológicas que tienen los componentes de la leche, nos permite hacer una reflexión sobre los beneficios del consumo de leche y sobre todo es importante cuando el consumidor quiere obtener un beneficio adicional en su aporte nutritivo. Es importante recordar que no existen alimentos buenos o malos, sino dietas correctas o incorrectas.

Para una mayor información se recomienda consultar:

  • www.hablemosclaro.org, sección "Para Profesionales: Sustancias funcionales de la leche y productos lácteos".
  • Mills S., Ross R.P., Hill C., Fitzgerald, G.F. Stanton C. 2011 Milk intelligence: mining milk for bioactive substances associated with human health. International dairy Journal 21: 377-401.