Hablemos Claro

Fibra dietética y control de peso

Dra. en C. Roxana Valdés Ramos
Centro de Investigación y Estudios Avanzados en Ciencias de la Salud
Facultad de Medicina, Universidad Autónoma del Estado de México

Generalidades

El término fibra es utilizado para nombrar a un grupo de compuestos que principalmente provienen de los alimentos de origen vegetal que no son digeribles por el intestino humano y están formados principalmente de hidratos de carbono. La fibra ejerce diversas funciones dentro del organismo, entre las cuales se encuentra el incremento en el volumen y mejoría en la consistencia fecal debido a la absorción del agua, lo que mejora el tránsito de los desechos sólidos de la alimentación por el intestino. Otras de las funciones de algunos tipos de fibra es la de ayudar a disminuir las concentraciones de colesterol plasmático y la glucosa sanguínea. También se han visto efectos de reducción en la absorción de grasas y algunos nutrimentos inorgánicos como el calcio, el hierro, el cinc y el cobre.

Existe suficiente evidencia epidemiológica que indica que el consumo de cantidades adecuadas de fibra dietética puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y cáncer de colon, por lo que es importante consumir fibra como parte de una alimentación adecuada.

Fibra y Control de Peso

Debido a la epidemia de obesidad en la que se encuentra sumergido el mundo y particularmente nuestro país, tanto los científicos investigadores como los nutriólogos y médicos clínicos han estado en la búsqueda de estrategias que ayuden a la población tanto a disminuir de peso como a mantener un peso saludable.

Una estrategia aparentemente fácil de implementar ya que solo implica un simple cambio en la alimentación diaria de los individuos, es el aumento en el consumo de fibra dietética en cualquiera de sus formas. En este sentido, existen estudios que han mostrado que un incremento en el consumo de fibra como parte de la dieta ya sea en forma de alimentos o adicionada como suplemento a las bebidas, disminuye el apetito en sujetos con sobrepeso u obesidad.

Sin embargo, la evidencia sobre el uso de la fibra como apoyo para la disminución o control del peso corporal es aún controversial. Algunos estudios han encontrado una mayor reducción de peso y mejoría en parámetros de control metabólico como la glucosa sanguínea y la presión arterial. En tanto que otros estudios no han encontrado efectos sobre el peso corporal, pero sí sobre la distribución de la grasa en el organismo.

Aún cuando los científicos no han llegado a una conclusión clara sobre el papel que juega la fibra dietética en el control del peso corporal, la mayor parte de la evidencia sugiere algún efecto benéfico no nada más sobre el peso en sí, sino también sobre la composición corporal y sobre los procesos metabólicos asociados al sobrepeso y la obesidad, que incrementan el riesgo de enfermedades crónicas degenerativas. Es por esto, que se recomienda el consumo de una cantidad suficiente de los diferentes tipos de fibra dietética como parte de una alimentación adecuada o saludable. Cabe mencionar, que el consumo de fibra siempre debe ir acompañado de la ingestión de cantidades adecuadas de líquidos, preferentemente agua simple, ya que la fibra soluble en agua absorbe grandes cantidades de la misma.

Recomendaciones de consumo y fuentes de fibra dietética

La cantidad de fibra que se recomienda que los individuos consuman, depende no solo del contenido de la misma en los alimentos, sino también de los potenciales efectos negativos sobre la absorción de algunos nutrimentos inorgánicos, como el zinc, el hierro y el calcio.

La cantidad de fibra que se recomienda que los individuos consuman, depende no solo del contenido de la misma en los alimentos, sino también de los potenciales efectos negativos sobre la absorción de algunos nutrimentos inorgánicos, como el zinc, el hierro y el calcio.

Para la población mexicana, se recomiendan consumos de 14, 18 y 22 g/día en niñas y niños de 2 a 4, de 5 a 8 y de 9 a 13 años de edad. En adolescentes y adultos, las recomendaciones son diferenciadas por sexo, siendo estas de 26, 30 y 26 g/día en mujeres de 14 a 18; 19 a 50 y más de 50 años de edad y de 30, 35 y 30 g/día en hombres de las mismas edades respectivamente.

Como ya se dijo anteriormente, la fibra se encuentra de forma natural en alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, cereales y leguminosas, aunque actualmente existen algunos productos de origen animal como los yogures y algunas bebidas a los cuales se les han adicionado algún tipo de fibra para incrementar su valor nutritivo. A continuación se presenta una tabla de los alimentos con mayor contenido de fibra.

 

ALIMENTO g/100g ALIMENTO g/100g
FRUTAS VERDURAS
Tamarindo 7.4 Huautzontle cocido 8.9
Mamey 5.9 Aguacate crudo 4.7
Guayaba con cáscara 5.9 Elote cocido 4.7
Tuna 4.5 Huitlacoche cocido 4.5
Guanábana 4.3 Chícharo cocido 4.3
Naranja (gajos) 3.0 Alcachofa cocida 4.3
Pera con cáscara 2.9 Quelites cocidos 4.0
Manzana con cáscara 2.4 Chile poblano cocido 3.7
Fresa 2.3 Ejote cocido 3.6
Durazno con cáscara 2.3 Nopal cocidos 3.5
Plátano 2.0 Brócoli cocido 3.3
Jícama 1.9 Berros crudos 2.9
Ciruela con cáscara 1.6 Espinaca cruda 2.9
LEGUMINOSAS Berenjena cocida 2.6
Frijol Refrito 7.0 Acelga cruda 2.4
Lenteja cocida 6.7 Romeritos cocidos 2.3
Frijol negro cocido 6.3 Rábanos crudos 2.2
Garbanzo cocido 5.6 Zanahoria cocida 2.1
Haba verde cocida 4.8 Nabo cocido 2.0
Haba amarilla cocida 3.4 Coliflor cocida 2.0
CEREALES Y SUS DERIVADOS
Fibra Uno® Maizoro 26.0 Pan Negro (Bávaro®) 4.2
All Bran® Kellogg’s 24.0 Tortilla de harina (Tía Rosa®) 4.1
Cereal pre-cocido (Gerber®) 11.0 Tamal verde 2.9
Pan Integral (Bimbo®) 6.1 Maíz pozolero cocido 2.8
Tostada (Tostiricas®) 5.6 Pingüinos (Marinela®) 2.8
Tortilla amarilla 5.5 Cruncy Nut (Kellogg’s®) 2.6
Galletas Marías (Gamesa®) 5.1 Corn Pops (Kellogg’s®) 2.3
Tortilla azul 4.7 Corn Flakes (Kellogg’s®) 2.1
Tortilla blanca 4.4 Gansito (Marinela®) 2.1
Tortilla de harina integral (Don Casero®) 4.4  

 

Referencias:

  • Gallaher DD, Olds-Schneeman B. Dietary Fiber. En: Present Knowledge in Nutrition. 8th Edition ILSI Press, Washington, D.C. 2001. Pp 83-91.
  • Harrold JA, Hughes GM, O'Shiel K, Quinn E, Boyland EJ, Williams NJ, Halford JC. Acute effects of a herb extract formulation and inulin fibre on appetite, energy intake and food choice. Appetite. 2013 Mar; 62:84-90.
  • Carter BE, Drewnowski A. Beverages containing soluble fiber, caffeine, and green tea catechins suppress hunger and lead to less energy consumption at the next meal. Appetite. 2012 Dec; 59(3):755-61.
  • Salinardi TC, Batra P, Roberts SB, Urban LE, Robinson LM, Pittas AG, Lichtenstein AH, Deckersbach T, Saltzman E, Das SK. Lifestyle intervention reduces body weight and improves cardiometabolic risk factors in worksites.Am J Clin Nutr. 2013 Apr;97(4):667-76.
  • Shay CM, Van Horn L, Stamler J, Dyer AR, Brown IJ, Chan Q, Miura K, Zhao L, OkudaN, Daviglus ML, Elliott P; INTERMAP Research Group. Food and nutrient intakes and their associations with lower BMI in middle-aged US adults: the International Study of Macro-/Micronutrients and Blood Pressure (INTERMAP). Am J Clin Nutr. 2012 Sep; 96(3):483-91.
  • Raynor HA, Van Walleghen EL, Bachman JL, Looney SM, Phelan S, Wing RR. Dietary energy density and successful weight loss maintenance. Eat Behav. 2011 Apr;12(2):119-25.
  • Li S, Guerin-Deremaux L, Pochat M, Wils D, Reifer C, Miller LE. NUTRIOSE dietary fiber supplementation improves insulin resistance and determinants of metabolic syndrome in overweight men: a double-blind, randomized, placebo-controlled study. Appl Physiol Nutr Metab. 2010 Dec;35(6):773-82.
  • Vergnaud AC, Norat T, Romaguera D, Mouw T, May AM, Romieu I, Freisling H, Slimani N, Boutron-Ruault MC, Clavel-Chapelon F, Morois S, Kaaks R, Teucher B, Boeing H, Buijsse B, Tjønneland A, Halkjaer J, Overvad K, Jakobsen MU, Rodríguez L, Agudo A, Sánchez MJ, Amiano P, Huerta JM, Gurrea AB, Wareham N, Khaw KT, Crowe F, Orfanos P, Naska A, Trichopoulou A, Masala G, Pala V, Tumino R, Sacerdote C, Mattiello A, Bueno-de-Mesquita HB, van Duijnhoven FJ, Drake I, Wirfält E, Johansson I, Hallmans G, Engeset D, Braaten T, Parr CL, Odysseos A, Riboli E, Peeters PH. Fruit and vegetable consumption and prospective weight change in participants of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition-Physical Activity, Nutrition, Alcohol, Cessation of Smoking, Eating Out of Home, and Obesity study. Am J Clin Nutr. 2012 Jan; 95(1):184-93.
  • Georg Jensen M, Kristensen M, Astrup A. Can alginate-based preloads increase weight loss beyond calorie restriction? A pilot study in obese individuals. Appetite. 2011 Dec;57(3):601-4.
  • Kristensen M, Bügel S. A diet rich in oat bran improves blood lipids and hemostatic factors, and reduces apparent energy digestibility in young healthy volunteers. Eur J Clin Nutr. 2011 Sep;65(9):1053-8.
  • Venn BJ, Perry T, Green TJ, Skeaff CM, Aitken W, Moore NJ, Mann JI, Wallace AJ, Monro J, Bradshaw A, Brown RC, Skidmore PM, Doel K, O'Brien K, Frampton C, Williams S. The effect of increasing consumption of pulses and whole-grains in obese people: a randomized controlled trial. J Am Coll Nutr. 2010 Aug;29(4):365-72.
  • Maki KC, Beiseigel JM, Jonnalagadda SS, Gugger CK, Reeves MS, Farmer MV, Kaden VN, Rains TM. Whole-grain ready-to-eat oat cereal, as part of a dietary program for weight loss, reduces low-density lipoprotein cholesterol in adults with overweight and obesity more than a dietary program including low-fiber control foods.  J Am Diet Assoc. 2010 Feb;110(2):205-14.
  • Rosado JL. Fibra Dietética. En: Recomendaciones de IOngestión de Nutrimentos para la Población Mexicana, Bases Fisiológicas: Tomo 2. Energía, proteínas, lípidos, hidratos de carbono y fibra. Bourges H, Casanueva E, Rosado JL Eds. Editorial Médica Panamericana 2008. Pp. 159-170.