Hablemos Claro

Agricultura sostenible: ¿Cómo puede contribuir la Biotecnología?

Foodinsight.orgCon la colaboración de Foodinsight.org

La sostenibilidad de nuestras acciones cotidianas es cada vez más importante en tanto que pensamos en un cambio climático global y en una población mundial cada vez mayor.

El área en particular que recibe una gran cantidad de atención es la agricultura. De hecho, el gobierno estadounidense reconoció por primera vez el concepto de agricultura sostenible en la Ley Agrícola de 1990. Se definió como "un sistema integrado de prácticas de producción de plantas y animales que tienen una aplicación específica del sitio a largo plazo, sus propósitos son:

• Satisfacer la necesidad de alimentación humana y de fibra
• Mejorar la calidad del medio ambiente y la base de los recursos naturales de la que depende la economía de la agricultura
• Hacer un uso más eficiente de los recursos no renovables y los recursos de las explotaciones agrícolas e integrar, en su caso, los ciclos y controles biológicos naturales
• Mantener la viabilidad económica de las operaciones agrícolas
• Mejorar la calidad de vida de los agricultores y la sociedad en su conjunto”.

Alimentación de la población mundial

La producción agrícola tiene que ser suficiente para alimentarnos ahora y en el futuro, y a una población en aumento; producir más comida a precios asequibles se vuelve aún más importante. En la actualidad, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que más de 800 millones de personas en el mundo no tienen suficiente para comer, provocando que 24,000 personas mueran cada día de hambre, tres cuartas partes de los cuales son niños menores de cinco años.2,3 Además, el Subcomité de las Naciones Unidas sobre Nutrición estima que el 33% de los niños menores de cinco años en los países en desarrollo, han experimentado un retraso en el crecimiento de talla respecto de la edad.4 Esto sugiere una desnutrición crónica durante toda su infancia, lo que puede dificultar la salud en general, así como su capacidad para aprender.

"El hambre oculta" o la carencia de micronutrimentos como hierro, yodo o vitamina A, es igualmente preocupante. Según el Informe sobre Micronutrimentos, "cerca del 20% de la población [en el mundo en desarrollo] sufre de la deficiencia de yodo, alrededor del 25% de los niños tiene una deficiencia subclínica de vitamina A y más del 40% de las mujeres sufre de anemia."5 El Banco Mundial calculó que la pérdida global de productividad secundaria a la desnutrición en un solo año, es el equivalente de 46 millones de años de vida libre de incapacidad productiva.6

Mientras tanto, la población mundial sigue aumentando. De acuerdo con la Oficina de Referencia de Población, la población mundial alcanzó los 6,600 millones de personas en 2006, frente a los 6 mil millones en 1999. Proyectan que la población mundial llegará a 8 millones en el año 2025 y que el 90% de crecimiento será en los países en vías de desarrollo.7

Con el fin de responder a estas necesidades, la FAO estima que la producción mundial de alimentos debe aumentar en un 60% en los países en desarrollo para adaptarse al crecimiento de la población estimada, cerrar brechas de nutrición y satisfacer las necesidades dietéticas.8,9

La preocupación por la desnutrición y el crecimiento de la población es mundial y por ejemplo, siendo Estados Unidos un gran productor agrícola es de resaltar su insuficiencia para cubrir sus propias necesidades dietéticas correspondientes a una población que ha alcanzado los 20 millones solo en el 2000.10 Si todo el mundo fuera a comer las porciones recomendadas de alimentos de acuerdo con las Guías Alimentarias para los Estadounidenses, se necesitaría un adicional de 7,6 millones de hectáreas para la producción de frutas, 6,5 millones de hectáreas adicionales para la producción de verduras y un adicional de 50,400 millones de kilogramos de leche por año.11

Enfocándonos en el medio ambiente

Junto con los retos de alimentar a una población cada vez mayor, los agricultores también tienen que considerar diversos factores ambientales. Es imposible predecir con exactitud lo que deparará el futuro, pero el cambio climático global exige tener en cuenta la producción de alimentos en zonas de sequía y escasez de agua, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y la protección contra la erosión del suelo. Un enfoque sustentable a la agricultura tendrá que tomar todos estos factores en consideración.

En tanto que se cultiven más alimentos para alimentar a más personas, también necesitaremos cultivar más para compensar las pérdidas por la sequía y el cambio climático que muchos climatólogos creen que aumentará en los próximos años. Se ha pronosticado que dos de cada tres personas vivirán en condiciones de sequía o escasez de agua en 2025.12

El impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero sobre el cambio climático también sigue siendo una preocupación creciente. La agricultura contribuye a las emisiones de gases invernadero de varias maneras. Además de la energía infiltrada en los fertilizantes y los productos químicos, el uso de combustible de los tractores al cultivo de la tierra y la tierra misma, libera dióxido de carbono. Muchos agricultores labran la tierra para aflojar y airear el suelo, lo que permite la penetración profunda de las raíces, también para ayudar al crecimiento de microorganismos y gusanos que contribuyen a mantener la fertilidad del suelo y para el manejo de hierbas que ayuda a los nutrimentos a mezclarse de manera uniforme en todo el suelo. A pesar de estas ventajas, la labranza requiere un mayor uso de los combustibles fósiles por los tractores que pasan sobre la tierra, que en realidad liberan el carbono de la tierra misma. La implementación de la siembra directa evita que este carbono se libere de la tierra.13

Adicionalmente, la utilización de estos sistemas de siembra directa, también pueden ayudar a reducir la erosión del suelo. La erosión del suelo es un problema cada vez mayor y se ha intensificado con la expansión de las poblaciones humanas. La erosión tiene el potencial de dañar la calidad del suelo tanto de las granjas, como de los ecosistemas circundantes; el suelo erosionado puede entrar en los suministros de agua, lo que altera las presas dañando los ecosistemas y la contaminación del agua potable. En última instancia, el suelo erosionado conduce a la disminución de tierras, a la falta de crecimiento de las plantas y a la disminución de los rendimientos de los cultivos.14

La biotecnología puede ayudar

La biotecnología puede ser utilizada para satisfacer la creciente demanda de alimentos mediante la mejora de los rendimientos, aumentar la calidad nutricional de los cultivos  y reducir el impacto sobre el medio ambiente. Utilizando técnicas tradicionales, como la cría selectiva, los científicos han estado trabajando para mejorar las plantas y los animales para el beneficio humano desde hace cientos de años.15

Este mejoramiento por técnicas tradicionales toma mucho tiempo, a menudo se requieren de 10 a 12 años. Con la biotecnología, los criadores de cultivo modernos pueden seleccionar una característica genética en específico de cualquier planta y moverla a otra planta con mayor facilidad y precisión, para una selección de características más beneficiosas.16 Estas herramientas también permiten a los criadores de plantas, elegir los atributos, lo que no sería posible mediante el cultivo tradicional.

Estas características beneficiosas pueden tener un impacto importante sobre los desafíos que enfrentamos. La biotecnología puede ayudar a cultivar más alimentos mediante cultivos resistentes a las plagas y a enfermedades, y contribuir a la prevención de la pérdida de miles de millones de libras de cultivos, mediante la sustitución de la química de los plaguicidas con una proteína en la propia planta, por ejemplo. Según los expertos, los cultivos mejorados en los EE.UU. ayudaron a prevenir la pérdida de aproximadamente 8 millones de libras de los cultivos tan solo en 2005.17 Además de combatir las tensiones ambientales de las enfermedades y las plagas, los investigadores en la academia y la industria están trabajando actualmente en el desarrollo de cultivos que utilizan el agua de manera más eficiente para ayudar con el crecimiento en condiciones de sequía.

Los cultivos de mayor rendimiento también pueden significar mayores ingresos para los agricultores. En las naciones en desarrollo la agricultura emplea a casi la mitad de la fuerza de trabajo y muchos más dependen indirectamente de ella económicamente. Cultivar más alimentos significa que, además de tener más cultivos para alimentar a nuestra creciente población, los ingresos de las personas que trabajan o dependen de la producción agrícola, aumentarán, lo que puede traducirse en una mejor alimentación y atención de salud.18

En un estudio de las repercusiones de la biotecnología de alimentos, Brookes y Barfoot (2006) encontraron un beneficio de $5000 millones en los rendimientos obtenidos por los agricultores de todo el mundo, el 55% de los cuales (o $ 2,75 mil millones) se destinaron a los agricultores de los países en desarrollo, incluso en esta temprana fase de adopción de las técnicas en estos países.13

Los posibles beneficios ambientales de la biotecnología en todo el mundo también son significativos. Por ejemplo, la biotecnología se puede utilizar para cultivar plantas que son resistentes a los herbicidas y pesticidas, eliminando la necesidad de labrar para el control de hierbas y reducir la cantidad de pesticidas que necesitan ser utilizados. Esto puede ayudar a reducir las emisiones de carbono y la erosión del suelo, reduciendo así el impacto que estos causan. Desde 1996-2005, la siembra directa redujo el uso de combustibles fósiles por un estimado de 962 millones de kilogramos de dióxido de carbono (CO2), lo que equivale a la producción de CO2 de 427,556 coches de tamaño medio.13

La biotecnología se ha traducido en una reducción de 8,053 millones de kilogramos de emisiones de CO2 procedentes de la agricultura, lo que equivale a 3,579,298 coches de tamaño medio.13

Comprender y utilizar estos beneficios es importante. Según el estudio Food Biotechnology: A study of U.S. Consumer Trends 2008 del IFIC, más de la mitad de los consumidores no han oído "nada" sobre el concepto de la producción sostenible de alimentos. Aunque una gran parte de las personas no están conscientes de la palabra, la mayoría de los consumidores dicen que la producción sostenible de alimentos es importante, y aumentar la oferta de alimentos en el mundo fue visto como el aspecto más relevante de esta producción sostenible.

Usar una combinación inteligente de las técnicas de cultivo, como la biotecnología, nos puede ayudar en nuestra lucha por alimentar a la población del mañana y reducir el impacto de la agricultura sobre el medio ambiente.

Referencias:

1. Food, Agriculture, Conservation and Trade Act of 1990 (FACTA), Public Law 101-624, Title XVI, Subtitle A, Section 1603. 1990. The National Agricultural Law Center. Available at: www.nationalaglawcenter.org. Accessed on: January 10, 2008.
2. The State of Food Insecurity in the World 2006: Eradicating world hunger-taking stock ten years after the World Food Summit. 2006. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Rome, Italy.
3. Sustainable Food Security for All by 2020 – Proceedings of an International Conference. September 4-6 2001, Bonn, Germany. 2007. Washington D.C. pg 2-14.
4. United Nations Administrative Committee on Coordination Sub-Committee on Nutrition. Fourth Report on The World Nutrition Situation Geneva, Switzerland: ACC/SCN in collaboration with the International Food Policy Research Institute; 2000.
5. Mason, J. B., Lotfi, M., Dalmiya, N., Sethuraman, K., Deitchler, M., with Geibel, S., Gillenwater, K., Gilman, A., Mason, K., Mock, N., The Micronutrient Report: Current Progress and Trends in the Control of Vitamin A, Iron, and Iodine eficiencies. 2001. The Micronutrient Initiative: Ottawa, Ontario.
6. World Bank. World Development Report 1993: Investing in Health Washington, DC, 1993. Oxford University Press, as cited in United Nations Children's Fund. The State of the World's Children. 1998 New York, NY: Oxford University Press; 993.
7. Population Reference Bureau. 2006. 2006 World Population Data Sheet. Economic Information Bulletin Number 18. Washington, DC: USDA Economic Research Service; August 2006. Available at www.ers.usda.gov.
8. Rhoads, J. D., Kandiah, A., Mashali, A. M., The use of saline waters for crop production- FAO irrigation and drainage. 1192. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Rome, Italy.
9. HOD Backgrounder: Role of the Dietetics Professional in Supporting a Sustainable Food Supply that is Healthful and Safe.
10. United States Census Bureau, Annual Population Change Estimate. (www.census.gov) and the Annual Population Estimate for New York.
11. Buzby, J., Wells, H., Vocke, G., Possible Implications for U.S. Agriculture from Adoption of Select Dietary Guidelines. Washington, DC; USDA Economic Research Services, November 2006.
12. This is estimated as of 1999 by the United Nations Environmental Program: Global Environment Outlook, 2000 — UN Environment Program (www.unep.org)
13. Brookes, G., and Barfoot, P., GM crops: global socio-economic and environmental impacts 1996-2006. PG Economics Ltd, UK. Dorchester, UK: June 2008
14. O’Geen, A. T., and Schwankl, L. J., Understanding Soil Erosion in Irrigated Agriculture. 2006. University of California Division of Agriculture and Natural Resources. Publication 8196. Available at: fruitsandnuts.ucdavis.edu Accessed on: January 11, 2008.
15. United States Department of Agriculture. Agricultural Biotechnology-Frequently Asked Questions. Washington, D.C., 2005. www.usda.gov
16. International Food Information Council. Backgrounder on Food Biotechnology. Washington, D.C., January 2007 www.ific.org
17. Sankula, Sujatha. Executive Summary, "Quantification of the Impacts on US Agriculture of Biotechnology-Derived Crops Planted in 2005," National Center for Food and Agricultural Policy, Nov. 2006, p. 9.
18. International Food Information Council. Food & Agricultural Biotechnology: Health Impacts in Developing Nations. Washington, D.C., November 2007 www.ific.org

Otras Referencias: