HC

El Aspartame seguro para el consumo

El aspartame y sus derivados son seguros para el consumo humano en los niveles actuales de exposición, concluye la EFSA en su primera evaluación completa sobre los riesgos de este edulcorante. Para llevar a cabo su evaluación, la EFSA ha hecho una revisión rigurosa de toda la investigación científica disponible sobre el aspartame y sus productos de degradación, incluyendo estudios en animales y humanos.

"Esta opinión representa una de las evaluaciones más completas respecto de los riesgos del aspartame jamás emprendida. Es un paso adelante en el fortalecimiento de la confianza del consumidor en las bases científicas del sistema de seguridad alimentaria de la UE y la regulación de los aditivos alimentarios", dijo la Presidenta del Panel de la EFSA sobre aditivos alimenticios y Fuentes de Nutrientes Agregados a los alimentos (ANS Panel), la Dra. Alicja Mortensen.

Expertos del Panel ANS han considerado toda la información disponible y, después de un análisis detallado, han llegado a la conclusión de que la actual ingesta diaria admisible (IDA) de 40mg/kg de peso corporal/día es adecuada y segura para la población en general. Sin embargo, en los pacientes que sufren de la condición médica de la fenilcetonuria (FCE), la IDA no es aplicable, ya que requieren la adhesión estricta a una dieta baja en fenilalanina (un aminoácido encontrado en las proteínas).

La afección de fenilcetonuria es una condición génetica hereditaria transmitida por ambos padres al hijo, en la cual este carece de una enzima llamada fenilalanina hidroxilasa que descompone el aminoácido fenilalanina, que se encuentra en alimentos altos en proteína. Si los niveles de ese aminoácido se elevan pueden interactuar con otras sustancias y causar daños a nivel de sistema nervioso y cerebral.

Tras una revisión exhaustiva de las pruebas aportadas por los estudios en animales y en humanos, los expertos han descartado un posible riesgo de que el aspartame provoque daño a los genes o que sea un precursor de cáncer. Los expertos de la EFSA concluyeron que el aspartame no daña al cerebro, ni al sistema nervioso, tampoco afecta al comportamiento ni a la función cognitiva en niños o adultos. Con respecto al embarazo, se reportó que no hubo ningún riesgo para el feto en desarrollo ante la exposición a la fenilalanina, derivado del aspartame, en la IDA actual (con la excepción de las mujeres que sufren de FCE).

El reporte deja claro que los productos de descomposición del aspartame (fenilalanina, metanol y ácido aspártico) también están naturalmente presentes en otros alimentos (por ejemplo, el metanol se encuentra en frutas y verduras). La exposición a los productos de descomposición del aspartame en general es baja.

El artículo describe los criterios utilizados para identificar los estudios pertinentes para la evaluación y las normas aplicadas para evaluar la evidencia científica de riesgo. Expertos de la EFSA examinaron todas las dudas relacionadas con la evaluación del aspartame. El dictamen explica cómo estas se abordaron, para asegurar que los riesgos potenciales del aspartame no se subestimaran.

El examen exhaustivo realizado por el Panel ANS fue posible después de dos convocatorias públicas de datos que ponen a disposición un gran cuerpo de información científica, que comprende datos inéditos y estudios tanto publicados como no publicados.

La EFSA recibió más de 200 comentarios en la consulta pública sobre el proyecto (que tuvo lugar del 9 enero 2013 al 15 febrero 2013) y todos ellos fueron considerados. Durante la fase de consulta, la EFSA también celebró una audiencia con las partes interesadas para discutir su proyecto de opinión y de la información recibida de la consulta pública en línea. El diálogo con las partes interesadas de la EFSA reveló que había aspectos importantes del proyecto que eran necesarios aclarar en el resultado final.

La EFSA da a conocer también los comentarios sobre el proyecto recibidos durante la consulta pública, respuestas a los comentarios recibidos y una declaración al respecto en dos publicaciones recientes, una de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. y otra de Gift (et. al.), que llamó la atención de la EFSA tras el cierre de la consulta pública. Ninguno de estos estudios altera la conclusión de la EFSA sobre el aspartame.

NOTAS

Seguridad en los productos de degradación del aspartame

Como la descomposición del aspartame en el intestino es muy rápida y completa, cualquier efecto reportado que ocurra en el cuerpo después de su ingesta, se deberá a uno o más de sus tres constituyentes: ácido aspártico, fenilalanina o metanol. La opinión científica de la EFSA revisa los posibles riesgos asociados con los tres productos de degradación y concluye que estos no representan un problema de seguridad en los niveles actuales de exposición.

  • La fenilalanina es un aminoácido que compone proteínas que se encuentran en muchos alimentos. Se sabe que es tóxico en niveles altos de ingesta, en particular para el desarrollo del feto en mujeres que sufren de la condición médica fenilcetonuria (FCE).
  • El metanol está presente o puede ser liberado por alimentos como frutas y verduras y también es producido naturalmente por el cuerpo. Se convierte en tóxico cuando la exposición es extremadamente alta, por ejemplo, en el consumo de algunas bebidas alcohólicas caseras destiladas. Expertos de la EFSA concluyeron que el metanol derivado del aspartame es una pequeña parte de la exposición habitual total al metanol en todas las fuentes.
  • El ácido aspártico es un aminoácido encontrado en las proteínas. El cuerpo puede convertir el ácido aspártico en el neurotransmisor glutamato que a niveles muy altos puede tener efectos nocivos sobre el sistema nervioso. Sin embargo, los expertos de la EFSA no vieron ninguna evidencia de neurotoxicidad asociada con el aspartame y llegaron a la conclusión de que el ácido aspártico derivado del aspartame no plantea problemas de seguridad para los consumidores.

Información útil de segundo plano

  • Un programa para la reevaluación de todos los aditivos alimentarios aprobados antes de 2009 fue creado por el Reglamento (UE) n º 257/2010.
  • La reevaluación del aspartame es parte de una re-evaluación sistemática más amplia. En mayo del 2011, la EFSA pidió a la Comisión Europea que presentara una nueva evaluación completa de la seguridad del aspartame (E 951), la cual fue planeada previamente para que fuera completada en el 2020 debido a las preocupaciones planteadas en relación con estudios recientes.
  • Mientras que la EFSA ha revisado los nuevos estudios sobre el aspartame en el pasado, esta es la primera evaluación completa de sus riesgos, solicitada a la EFSA y llevada a cabo por el Panel ANS de la Autoridad.
  • Los estudios revisados en la evaluación de riesgos incluyen los documentos originales sobre el aspartame que se presentaron para apoyar la solicitud de su autorización en la década de 1980. En aras de la transparencia, la EFSA publicó la lista completa de estos estudios y puso a disposición los datos previamente publicados.