HC

¿Benceno en las bebidas?

En la década de 1990, los científicos determinaron que, en ciertas condiciones, se podía formar benceno en algunas bebidas cuando están presentes el ácido ascórbico y el benzoato de sodio o de potasio en condiciones específicas de almacenamiento como temperatura elevada, cantidad de tiempo en el anaquel, exposición a la luz y presencia de otros ingredientes. El ácido ascórbico o vitamina C se usa para fortificar el producto desde el punto de vista nutricional y para proteger el sabor. Los benzoatos de sodio y de potasio (sales de ácido benzoico) se usan para retardar la descomposición y para proteger el sabor. Después que se descubrió la presencia de benceno en la década de 1990, las compañías productoras de bebidas implementaron programas para abordar esta cuestión.

En 2005, la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration; FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos recibió informes de detección de niveles bajos de benceno en bebidas. La FDA inició entonces un estudio de los niveles de benceno en algunas bebidas gaseosas. Los resultados no se hicieron públicos, pero la FDA señala que los niveles de benceno en las bebidas analizadas no representan una preocupación en cuanto a inocuidad.

¿Qué está haciendo la FDA con respecto al benceno? A través del programa continuo Total Diet Study (Estudio de la dieta total; TDS, por su sigla en inglés) de la FDA, se determinan los niveles de diversos contaminantes y nutrientes en una amplia variedad de alimentos. Los procedimientos analíticos utilizados en el TDS están diseñados para detectar múltiples residuos de pesticidas, químicos industriales y elementos tóxicos y nutrientes en muchos alimentos y bebidas. Después de que se presentaran informes de que se había detectado benceno en niveles elevados en algunas bebidas, la FDA analizó diversas bebidas utilizando un procedimiento más específico que aquel utilizado en el TDS y halló que las bebidas sometidas a análisis o bien no contenían niveles detectables de benceno o contenían niveles por debajo de la norma estadounidense de inocuidad para el agua potable fijada por la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency). Estos últimos resultados fueron esencialmente iguales a los obtenidos en otros países utilizando el mismo procedimiento y, por lo tanto, permitieron que la FDA considerara que los resultados del TDS eran por algún motivo incorrectos. Como consecuencia de esto, la FDA está determinando el origen de estas diferencias en los estudios.

Para poner el riesgo en perspectiva…

El director del Centro para la Inocuidad Alimentaria y la Nutrición Aplicada (Center for Food Safety & Applied Nutrition) de la FDA, Dr. Robert E. Brackett, afirmó que “pese a los resultados del estudio TDS, resultados más recientes señalan que los niveles de benceno hallados en las bebidas no representan un problema de inocuidad para la salud pública”. Los científicos de la FDA y de otros organismos siguen tratando el tema en conjunto para comprender mejor la formación del benceno y para determinar qué medidas adicionales hay que tomar —si es que es necesario tomar alguna— para asegurar la inocuidad de las bebidas. Este proceso conjunto asegurará una evaluación completa de la ciencia y la identificación de las medidas necesarias para mantener la calidad y la inocuidad de estos productos.

Por lo pronto, leer los ingredientes que contiene una bebida nos puede apoyar en la toma de decisiones informada.

Información relacionada: