HC

Los científicos de los alimentos y las Ingestas Dietéticas de Referencia: Una importante alianza

Las Ingestas Dietéticas de Referencia (IDR) son un conjunto de normas sobre los nutrimentos comunes, establecidas por la Junta de Alimentos y Nutrición (FNB por sus siglas en inglés) del Instituto de Medicina (IOM por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. El IOM ha fijado los estándares nutricionales de los Estados Unidos desde 1943; estos son un punto de referencia para la adecuación nutricional en los Estados Unidos y Canadá. Como tal, apoyan muchos programas, políticas e iniciativas reguladoras.

Por ejemplo, la guía federal basada en las Guías Alimentarias para los Estadounidenses que están disponibles para los consumidores a través de los 12 patrones de energía que se accede por MyPlate.gov, (el equivalente en México es el Plato del Buen Comer descrito en la Norma Oficial Mexicana NOM-043. Servicios Básicos de Salud. Promoción y Educación para la Salud en materia alimentaria www.promocion.salud.gob.mx). Dichos patrones están basados en modelos de alimentos para lograr la ingestión adecuada de los nutrimentos esenciales establecidos por las IDR. Los programas gubernamentales que apoyan la asistencia alimentaria, tales como el almuerzo y el desayuno para los niños en edad escolar y la nutrición para las personas mayores, deben cumplir con las recomendaciones de las Guías Alimentarias para los estadounidenses y, por lo tanto, con las IDR. Las etiquetas de los alimentos informan las cantidades de nutrimentos esenciales proporcionados por cada porción, en relación con las recomendaciones nutricionales del IOM.

El mantenimiento de las recomendaciones nutricionales actuales basadas en la evolución de la ciencia, es fundamental para la salud de la nación. No solo son la base de los objetivos de los programas de alimentos y el etiquetado en América del Norte; proporcionan la referencia para determinar la suficiencia de nutrimentos de las poblaciones; la base para dar consejos de salud pública y orientación alimentaria a las personas y las metas para el desarrollo de productos de alimentos. El OIM designó las IDR para 35 nutrimentos esenciales entre 1997 y 2005. Desde entonces, el OIM ha actualizado solo la información del calcio y de la vitamina D. Esta tasa de actualización es, lamentablemente, inadecuada.

En lugar de una evaluación periódica de todos los nutrimentos, en el Registro Federal (USDA y el HHS, 2013) hubo una solicitud reciente para actualizar las nominaciones de los nutrimentos. A pesar de la gran respuesta, es poco probable que los nutrimentos se revisen pronto, por cuestiones presupuestales.

Sin embargo, los valores nutrimentales de referencia son importantes para las actividades de los científicos y nutricionistas de alimentos y las industrias de alimentos y suplementos.

 

Macronutrimentos Fecha en que las IDR fueron actualizadas
Proteína, Grasa, Carbohidratos, Energía, Fibra, Ácido linoleico, Ácido alfa-linoleico; 2002
VITAMINAS
Vitamina A, Vitamina K 2001
Vitamina C, Vitamina E 2000
Vitamina D 2011
Tiamina, Riboflavina, Niacina, Vitamina B6, Folato, Vitamina B-12, Ácido pantoténico, Biotina, Colina 1998
ELEMENTOS
Calcio 2011
Fluoruro, Magnesio, Fósforo 1997
Cromo, Cobre, Zinc, Yodo, Hierro, Manganeso, Molibdeno, Boro, Níquel, Vanadio, Silicio1 , Arsénico1 2001
Selenio 2000
Potasio, Sodio, Cloro, Sulfato1 2005

1Los nutrimentos fueron revisados, pero no se estableció una IDR

 

¿Cuál es el propósito de las IDR?

Las normas de las IDR están basadas en relaciones científicamente fundamentadas entre la ingestión de nutrimentos y los indicadores de adecuación, así como la prevención de las enfermedades crónicas en la población sana. Hay IDR para bebés, dos grupos de diferentes edades en niños, 12 grupos de edad/sexo en adultos y de mujeres embarazadas y lactantes. Esta información es esencial para evaluar la adecuación nutricional de la ingestión alimentaria y también se puede utilizar para planificar dietas nutritivas (OIM, 2000, 2003). Algunos usos de los valores nutrimentales de referencia son para individuos (como la selección de pautas dietéticas adecuadas basadas en los alimentos), mientras que otros usos son para grupos de población (tales como la evaluación de datos de la dieta de las encuestas nacionales).

Solo se utilizó una sola norma para la mayoría de los nutrimentos, la Porción Dietética Recomendada (RDA).

Sin embargo, en 1994 el IOM reconoció que había muchas limitaciones a la plena utilización de estas normas y posteriormente estableció las IDR (OIM, 1994). Una dosis diaria recomendada (DRR) es simplemente la meta de una ingestión, la cual debería ser suficiente para casi todo el mundo; no describe la distribución real de los requerimientos dentro de una población. En particular, las DRR aumentaron la probabilidad de sobreestimar la magnitud de un problema nutricional. Las IDR anulan este problema proporcionando tanto un Requerimiento Promedio Estimado (RPE) y su desviación estándar para la mayoría de los micronutrimentos. Como resultado, la teoría estadística se puede aplicar a una mejor estimación de la verdadera prevalencia de la insuficiencia dentro de una población. Además, una DRR se define y se puede utilizar como la meta de ingestión para un individuo y como las bases para las normas de nutrimentos en las etiquetas de los alimentos.

Otros dos tipos de valores nutrimentales de referencia son utilizados para los requerimientos de energía y los rangos deseables de las ingestiones de macronutrimentos (IOM, 2005). Para el consumo de energía (es decir, las calorías), se han desarrollado ecuaciones para calcular el requerimiento estimado de energía de una persona (EER) con base en la edad, sexo, altura, peso corporal y nivel de actividad. El EER es la ingestión de energía promedio que mantendrá el peso corporal de una persona con el paso del tiempo.

El Rango Aceptable de Distribución de Macronutrimentos (AMDR, por sus siglas en inglés) es una guía para la distribución saludable de calorías que se consumen en forma de proteínas, grasas y carbohidratos. Para los adultos, los AMDR se distribuyen en un 20% -35% de calorías de grasa, 10% -35% de las calorías provenientes de proteínas y 45% -65% de calorías provenientes de los carbohidratos.

¿Quién utiliza las IDR?

Numerosas aplicaciones de salud dependen de los valores nutrimentales de referencia, pero nueve son especialmente importantes para los estadounidenses sanos y canadienses:

Monitoreo de Nutrición. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades gastan mucho tiempo y recursos llevando a cabo la encuesta continua de Examinación Nacional de Salud y Nutrición (NHANES), que incluye un componente de la dieta, "Lo Que Comemos en EE.UU.". La agencia recolecta datos de dos días de dieta de una muestra representativa de aproximadamente 5000 estadounidenses cada año. Un uso clave de estos datos en la dieta, es estimar la ingestión de 65 nutrimentos y luego evaluarlos en relación con las IDR. Se identifican nutrimentos de interés cuando una proporción considerable de la población norteamericana reporta ingestiones que son demasiado bajas o demasiado altas (Moshfegh et al., 2005). A su vez, esta información se utiliza para guiar una variedad de políticas y programas de nutrición. Si las IDR no están al día, entonces se complica identificar correctamente las prioridades para futuros esfuerzos.

Directrices Dietéticas. Los valores nutrimentales de referencia suministran patrones de referencia para los nutrimentos; Sin embargo, la mayoría de la orientación alimentaria, ofrece recomendaciones para la ingestión de alimentos. Por lo tanto, el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) revisa las Guías Alimentarias para los Estadounidenses cada cinco años para proporcionar orientación práctica sobre la elección de los patrones de alimentación saludables para adultos y niños de 2 años o más (USDA y HHS, 2010).

Sobre la base de las directrices dietéticas, así como los valores nutrimentales de referencia, el USDA ha desarrollado la ingestión recomendada de 13 grupos de alimentos a través de 12 niveles de consumo de energía que van desde 1000 kcal/día a 3200 kcal/día (USDA, 2012). Es importante destacar que el seguir estos patrones de alimentos, ayudará a los consumidores a que cumplan o que exceden la totalidad de las RDA y la ingestión adecuada de nutrimentos. Todos los programas federales de nutrición deben ajustarse a las directrices dietéticas y los programas de educación nutricional se construyen sobre ellos. Por lo tanto, es particularmente lamentable que mientras las directrices dietéticas se revisan cada cinco años por mandato del Congreso, las normas de nutrimentos de las que dependen, pudieran considerarse anticuadas.

Profesionales de la salud. Los dietistas registrados y otros profesionales de la salud se basan en los estándares de nutrimentos cuando asesoran a pacientes y clientes. Una amplia variedad de software ha sido desarrollado para ayudar a evaluar la dieta de un individuo y proporcionar resultados rápidos, que luego se utilizan para sugerir cambios en la dieta, si fuera necesario. Estos programas se basan en valores nutrimentales de referencia, no sólo para evaluar la ingesta alimentaria, sino también para ayudar a los dietistas en la educación de los consumidores y hacer recomendaciones para cambios en la dieta. Otros tipos de programas informáticos se utilizan para planificar dietas saludables para grupos específicos, como las personas que residen en los hospitales o centros de atención a largo plazo. Estos programas también se basan en valores nutrimentales de referencia. Es obvio que las IDR necesitan estar al día o se incrementa el riesgo de dar asesoramiento incorrecto o la planificación de programas no saludables.

Investigación nutrimental. Los científicos que investigan los vínculos entre la dieta y las enfermedades, a menudo usan estándares de nutrición para diseñar estudios de intervención. Las IDR proporcionan un rango con bases científicas de las ingestiones adecuadas para su uso en estos estudios, por lo general entre la RDA y el UL. Asimismo, estas normas pueden proporcionar un marco de referencia para ayudar a los investigadores a interpretar las asociaciones que se ven en los estudios observacionales. Esta investigación puede influir en la necesidad de revisar los valores nutrimentales de referencia, para que en un futuro los vínculos entre la dieta, la salud y la enfermedad se entiendan mejor. Dado el ritmo de los nuevos hallazgos de los estudios científicos sobre los resultados nutricionales y de salud, es razonable esperar que las IDR puedan volverse obsoletas rápidamente.

Programas de asistencia. Los programas de asistencia alimentaria están diseñados para proporcionar alimentos saludables a las poblaciones más vulnerables de los Estados Unidos: las familias de bajos ingresos, niños, mujeres embarazadas y lactantes y adultos mayores o con discapacidad. Para ser eficaces, estos programas deben abordar los problemas nutricionales únicos de estos grupos y las IDR juegan un papel importante en la identificación de los nutrimentos de interés.

El IOM ha emitido recomendaciones para tres de los grandes programas de asistencia alimentaria administrados por el USDA: Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC); comidas escolares; y cuidado de niños/adultos (OIM, 2006a, 2009, 2011a). El IOM se basó en los valores nutrimentales de referencia para interpretar los datos dietéticos para las poblaciones objetivo y así poder identificar los cambios necesarios para mejorar el valor nutricional de los programas. Es crucial tener las IDR actualizadas para mantener la calidad de los programas de asistencia alimentaria en un nivel alto.

Políticas alimentarias. Las políticas relacionadas con la alimentación y la nutrición son establecidas por muchas agencias y organizaciones a nivel local, estatal y nacional. Por ejemplo, las políticas relacionadas con las bebidas azucaradas han sido implementadas por muchos distritos escolares y algunas ciudades. Estas y otras políticas alimentarias deberían ser informadas por la investigación científica sobre el papel de la nutrición en la promoción de la salud y prevención de enfermedades. Las normas de nutrimentos, tales como las IDR deberían ocupar un lugar destacado en la selección de tales políticas de nutrición.

Las IDR actuales garantizarían que las políticas coherentes se implementen a través de muchas partes interesadas

Militar. Satisfacer las necesidades de nutrimentos de los militares, es esencial para mantener la salud y el número de las fuerzas armadas del país. De hecho, la necesidad de normas de nutrimentos en los Estados Unidos se puso en práctica por primera vez, con el fin de garantizar soldados sanos durante la Segunda Guerra Mundial. Las aplicaciones de la IDR dentro de los militares, incluyen la planificación de comidas nutritivas en los servicios de comedor en las bases, asegurando porciones de campaña saludables y diseño de los sistemas de adquisición de alimentos apropiados.

Etiquetado nutrimental. Un componente importante de la educación nutricional para los consumidores es la información que se encuentra en la etiqueta de información nutricional y la etiqueta de suplementos nutricionales. Los valores diarios (VD) que se utilizan en estas etiquetas se derivan de las normas de nutrimentos y ofrecen a los consumidores una guía para comparar y evaluar los nutrimentos en diversos productos.

Aunque los valores diarios actuales especificados por la Food and Drug Administration de los Estados Unidos están basados en las ingestiones diarias recomendadas anteriores, la agencia ha lanzado recientemente un enfoque propuesto para la actualización de los VD y que se utilicen IDR más nuevos (FDA, 2014). La información nutrimental que viene al frente del paquete, también está típicamente basada en los estándares de nutrimentos. Las IDR actuales, permitirían a los consumidores acceder mejor a la información sobre nutrición, para ayudar a guiar sus compras.

La industria de alimentación y suplementación. Por lo regular, los productos alimenticios se desarrollan y comercializan para satisfacer las preferencias de los consumidores por los alimentos sanos. Los consumidores se han vuelto más conscientes de la importancia de los alimentos nutritivos.

Por otra parte, las restricciones a los tipos de alimentos que figuran en los programas federales de asistencia alimentaria, como las comidas escolares y WIC han llevado al desarrollo de muchos productos nuevos, que cumplen los criterios de salud. Los valores nutrimentales de referencia conducen a muchas de estas tendencias directamente a través de la conciencia del consumidor e indirectamente a través de etiquetado de los alimentos y las Guías Alimentarias para los Estadounidenses. Los fabricantes de suplementos dietéticos también están conscientes de la importancia del conocimiento de los consumidores y desarrollan productos para satisfacer las necesidades percibidas. Un nuevo aspecto de las IDR, el establecimiento de los niveles más altos (UL), provee una manera de evaluar si los suplementos (y alimentos fortificados) están proporcionando los nutrimentos en cantidades excesivas.

Sin los IDR al día, los fabricantes podrían desarrollar productos que en última instancia, no se ocupan de los resultados de salud correctas.

¿Por qué deberían ser revisadas con regularidad las IDR?

Muchos de los valores nutrimentales de referencia para los niños, se derivan de los requerimientos de adultos o de niños de otras edades y deberían ser reexaminadas. Aunque este enfoque es necesario cuando los datos de los requerimientos no están disponibles, ha llevado a veces a valores irreales de ambos requerimientos y niveles superiores. Por ejemplo, el 69% de los niños de 1 a 3 años y el 22% de esas edades 4-8 años, reportaron una ingestión por encima de los UL de zinc de 7 mg/día y 12 mg/día, respectivamente, en los datos de NHANES 2001-2002 (Moshfegh et al., 2005). Sin embargo, no hay evidencia de toxicidad de zinc, visto como el metabolismo del cobre comprometido, en grupos de esta edad. El proceso de obtención de los UL de zinc para los niños pequeños, desde los UL en adultos, llevó a un UL poco realista para los niños. La ingestión adecuada (IA) tiene usos limitados y deben ser reemplazados con los RPE y los RDA. La Ingestión Adecuada fue utilizada originalmente para establecer las IDR para los infantes; porque los requerimientos infantiles se basan en el contenido de nutrimentos de la leche materna, pero se desconoce un RPE y su desviación estándar. Sin embargo, las IA también se han utilizado para expresar las necesidades de otros grupos de edad, lo que limita severamente sus aplicaciones.

Para los nutrimentos con una ingestión adecuada, no es posible estimar la prevalencia de ingestiones inadecuadas y por lo tanto, es imposible clasificar la magnitud de la preocupación acerca de las posibles insuficiencias. Siempre y cuando sea concebible, la IA debe ser eliminada como se hizo para los adultos y los niños, cuando los valores nutrimentales de referencia para el calcio y la vitamina D fueron sometidos a revisión en el 2011. Se han propuesto mejores métodos para establecer los UL y deben ser evaluados.

El modelo de evaluación de riesgos ha sido valioso, pero ha habido poco trabajo sobre la posibilidad de estimar una curva de riesgo de ingestiones excesivas, que refleje la curva de requerimiento utilizado para determinar un RPE y su desviación estándar. Como resultado, los UL deben utilizarse como un punto de corte. La ciencia reciente puede mostrar que algunos de los valores nutrimentales de referencia son incorrectos.

Por ejemplo, los investigadores han argumentado que los RPE y las RDA para la vitamina E son muy altos (Devaney et al., 2006). Se estima una prevalencia de insuficiencia de vitamina E de 89% para hombres mayores de 19 años y de 97% de las mujeres adultas, con base en las ingestiones descritas en 2001-2002 de los datos de NHANES (Moshfegh et al., 2005). Sin embargo, los signos clínicos de tales deficiencias generalizadas no están presentes. El requerimiento de los adultos, se basa en la prevención de la hemólisis inducida por peróxido de hidrógeno, pero es posible que deba ser identificado un resultado más relevante. La vitamina E también es un ejemplo de los problemas en la extrapolación de los valores IDR de un grupo de edad a otro: los requerimientos de los niños, se basan en los de los adultos después de ajustarlos por las diferencias en los tamaños de cuerpo, que resulta en deficiencias similares. Nuevos datos sobre los nutrimentos que tienen IDR, han explorado su papel en la salud y la enfermedad, desde que sus valores nutrimentales de referencia se establecieron originalmente. Una explosión similar de nuevos datos sobre los requerimientos y la toxicidad, han ocurrido en muchos otros nutrimentos.

Además de un proceso de revisión para los nutrimentos esenciales de las IDR, deben ser consideradas las normas para la ingestión de otros compuestos bio-activos (por ejemplo, compuestos no esenciales). Se deben de explorar los métodos para el establecimiento de tales normas, así como también, hay que iniciar discusiones para determinar los tipos de normas que serían apropiadas (Biesalski et al., 2013).

Un llamado para actuar

Se han propuesto dos procesos como formas de actualizar oportunamente las IDR, pero ninguno asegurará una revisión sistemática de todos los nutrimentos de forma regular. El primer proceso se establece a través de un subcomité de las IDR de los EE.UU. y los gobiernos canadienses.

Este proceso se aplica sólo a los nutrimentos que actualmente tienen IDR. La primera convocatoria de observaciones, se publicó en el Registro Federal y fueron aceptadas las nominaciones para los nutrimentos en mayo-junio de 2013. Se recibieron presentaciones por 16 nutrimentos, de los cuales cuatro fueron seleccionados para su posterior consideración. Sin embargo, no se asignó financiación a un examen exhaustivo de cualquiera de estos nutrimentos. Treinta y cinco nutrimentos tienen valores nutrimentales de referencia, por lo que si se seleccionan uno o dos nutrimentos anualmente, el proceso tomaría décadas. No hay ninguna propuesta de evaluación de rutina de todos los nutrimentos y no se le presta atención a los nutrimentos no esenciales. La segunda propuesta es por la FNB. En este proceso, un comité central de la FNB llevaría a cabo una revisión periódica de todos los valores de IDR para establecer si la nueva evidencia es suficiente para desencadenar una revisión sistemática más profunda.

El comité de la FNB serviría como una interfaz para el proceso de nominación del gobierno para grandes actualizaciones. El comité central FNB podría realizar cambios menores a los informes existentes de las IDR como parte del proceso de clasificación. Estos podrían incluir cambios en la ingestión de la población o revisiones de un subgrupo de población en particular. La FNB está utilizando dos nutrimentos: tiamina y fósforo, como modelo para desarrollar el proceso de evaluación. La meta desarrollar un método para actualizar las IDR reduciendo los costos, pero conservando el rigor científico.

El problema con el proceso actual y los dos procesos propuestos, es la falta de financiación. Esto crea un vacío crítico para todas las aplicaciones de las IDR.

¿Cómo puede reunir e interpretar la literatura precisa, frente a los estándares nutricionales anticuados, el comité directrices dietéticas? Un movimiento solicitando un mandato para actualizar periódicamente las IDR es uno de los esfuerzos más urgentes hacia una dieta más saludable.

Fuentes:

  • Connie Weaver, Doctora, miembro de la IFT, es una Profesora Distinguida y Jefa del departamento de Ciencia de la nutrición en la Universidad de Purdue, West Lafayette, IN.
  • Suzanne P. Murphy, Doctora, Dietista Registrada, es Investigadora emérito en Nutrición, Universidad Del centro de cáncer Hawaii, Honolulu, HI.