HC

Estilo de vida y salud

L.N. Liliana Ortega
Consultora

Si bien en el desarrollo de los padecimientos crónicos, existen factores de riesgo que pueden ser  hereditarios u hormonales, el estilo de vida que sigue cada persona determina en gran medida el desarrollo de las enfermedades antes mencionadas.

Las enfermedades del corazón, son aquellas que se presentan en dicho órgano y en los vasos sanguíneos, y algunas de ellas son: cardiopatías coronarias (enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón) y las enfermedades cerebrovasculares (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro).

Además de un factor hereditario, las principales causas del desarrollo de estos padecimientos están relacionados con hábitos, como una dieta inadecuada (alta en azúcares y grasas saturadas), inactividad física, tabaquismo, sobrepeso u obesidad.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo de diabetes mellitus tipo dos están el bajo consumo de hidratos de carbono complejos, alto consumo de lípidos, alto consumo de hidratos de carbono simples, sedentarismo, obesidad y la condición hereditaria.

Actualmente, para los servicios de salud, la atención de pacientes con diabetes mellitus representa un gasto altamente significativo, resulta la causa más importante de amputaciones de miembros inferiores, así como otras complicaciones como retinopatía e insuficiencia renal.

En cuanto a los tumores malignos, “estudios epidemiológicos clínicos y de biología molecular, han contribuido a la identificación de sustancias químicas, virus, genes y agentes físicos que actúan como carcinógenos. Por otra parte, se han establecido condiciones particulares en el huésped, como las diferencias ambientales, hormonales, de resistencia inmunológica y hereditaria, que aumentan la susceptibilidad de contraer cáncer”.

“Los cinco tipos de cáncer que más afectan a los mexicanos son: cáncer de próstata, de mama, cervicouterino, de pulmón y de estómago” y, nuevamente, se relaciona el estilo de vida (tabaquismo, obesidad, el escaso hábito de prevención y atención médica temprana) con el desarrollo de estas enfermedades.

“El consumo excesivo de alcohol es la causa más frecuente de cirrosis a nivel mundial, hay factores genéticos que incrementan el riesgo de desarrollar daño hepático, además de transfusiones de sangre, usos de drogas con jeringas compartidas. El desarrollo de hígado graso se ve favorecido en personas que cursan con obesidad, diabetes mellitus y aumento de las grasas en la sangre (colesterol y triglicéridos)”.

El uso de alcohol, drogas y exceso de velocidad, son las principales causas de accidentes viales. El tabaquismo es determinante en el desarrollo de enfermedades pulmonares. Diabetes e hipertensión arterial son causas etiológicas para la enfermedad renal crónica.

Resulta complejo comprender las causas multifactoriales que han llevado a la población mexicana en últimas décadas, a modificar significativamente su estilo de vida y con ello decrecer su salud. En este cambio, están implicados diversos factores, como los económicos, pues el bajo poder adquisitivo de gran parte de la sociedad mexicana, impide cubrir una dieta suficiente y variada para la familia. Los factores laborales que contribuyen a estos cambios, entre los que pueden citarse las jornadas extensas, así como  las largas distancias entre el centro de trabajo y el hogar, dificultan realizar comidas más saludables en casa, así que algunos mexicanos, se ven obligados a consumir alimentos en establecimientos donde ofrecen platillos altos en grasas y azúcares refinados y con poca variedad de alimentos. También hay, lamentablemente, factores educativos: un número importante de preparadores de alimentos (amas de casa, cocineros, chefs) y los mismos consumidores, no cuentan con información suficiente para ofrecer y/o elegir, platillos saludables y accesibles para su economía.

Culturalmente, los hábitos alimentarios se han modificado, desplazando alimentos anteriormente aceptados por la sociedad y dando entrada a la comida rápida, rica en grasas, hidratos de carbono y sodio; el aspecto social también influye en el cambio de estilo de vida, ya que comer es uno de los placeres de la vida y los alimentos están siempre presentes en cualquier acontecimiento importante, ya sea familiar, laboral o social, y las opciones saludables no son las más solicitadas.

Las demandas propias de la sociedad han contribuido para que la población viva con una gran carga de estrés, poco descanso físico y limitado espacio para el entretenimiento, desahogando sus emociones a través de hábitos nocivos para la salud como el tabaquismo, las drogas o el consumo excesivo de alcohol.

SE insiste en que el panorama resulta complejo, pues se requiere del trabajo conjunto y comprometido del gobierno, la sociedad y el área empresarial para impulsar y fortalecer una nueva cultura de la salud, a través de la promoción de estilos de vida saludables y entornos favorables para esto.

Debido a la estrecha relación del estilo de vida y la salud, resulta urgente comenzar a realizar cambios en nuestro entorno, modificar los hábitos de alimentación, practicar actividad física de forma regular, dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol y mantener una actitud positiva ante la vida.

Referencias:

  • INEGI. Mujeres y hombres en México 2013. Defunciones registradas por principales causas de mortalidad según sexo, 2012, página 23.
  • Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Perfil Epidemiológico de los Tumores malignos en México. Pag 16. Junio, 2011.
  • Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud. Los cinco tipos de cáncer qué más afectan a los mexicanos. 14 de febrero, 2013.
  • Fundación para la docencia e Investigación de las Enfermedades del Hígado. ¿Cuáles son los factores de riesgo para las enfermedades hepáticas?,2014.