HC

Estilo de vida y salud: Importancia de beber agua

L.N. Liliana Ortega Islas
Consultora

Las funciones del agua en el cuerpo humano son diversas y muy importantes:

  • Transporta los nutrimentos y los desechos de las células y otras sustancias, como hormonas, enzimas, plaquetas y células sanguíneas
  • Es un excelente solvente y medio de suspensión. Muchos sustratos se disuelven o llegan a estar suspendidos en agua, lo que les permite reaccionar para formar nuevos compuestos. Este atributo del agua también facilita la eliminación de productos de desecho y toxinas a través de la orina
  • Se combina con moléculas viscosas para formar fluidos lubricantes para las articulaciones, las mucosas que lubrican los tractos digestivos y genitourinario, el líquido ceroso que lubrica las vísceras, así como la saliva y otras secreciones que lubrican los alimentos a su paso por el tracto digestivo
  • Absorbe el calor ante cualquier cambio en la temperatura, ayuda a regular la temperatura del cuerpo absorbiendo el calor y liberándolo a través de la producción y evaporación de la transpiración
  • Es una unidad estructural importante del organismo. Mantiene la forma celular, constituye una parte integral de las membranas celulares, amortigua los órganos y ayuda a mantener las estructuras del cuerpo.

La pérdida de agua en el organismo humano se da a través de los riñones, como orina, las heces, por el aire espirado de los pulmones, o el sudor que se evapora de la piel.

También hay pérdidas significativas de líquidos y electrolitos cuando se presenta diarrea, vómito o por alguna fístula. Cuando se presenta fiebre o alguna quemadura, se pierden líquidos también, a través de los riñones, debido a terapias diuréticas.

El bajo consumo de líquidos diario llega a afectar el proceso normal del tracto digestivo, provocando, por ejemplo, estreñimiento. Si el cuerpo está deshidratado, no cuenta con los líquidos necesarios para realizar procesos digestivos eficientes.

A diferencia de las diversas vías para perder líquidos, el ser humano solo cuenta con dos caminos para obtener agua: mediante la propia producción metabólica y por vía exógena, es decir, consumiéndola, así que las cantidades que se pierden, deben sustituirse cada día para conservar la salud y la funcionalidad del organismo.

Ahora bien, el cuerpo humano requiere líquidos para su funcionamiento óptimo, y es responsabilidad de cada individuo elegir la mejor opción para su bienestar. En México el sobrepeso, la obesidad y sus complicaciones se encuentran entre los problemas de salud más importantes, padecimientos complejos ya que su origen es multifactorial.

Los patrones de alimentación asociados a la obesidad y sobrepeso, tienen que ver con una dieta alta en energía (contenido de calorías), con consumos elevados de grasas, azúcares y sal. Asimismo, los patrones de actividad física entre la población, son mayormente sedentarios. Estos factores, a diferencia de los genéticos u hormonales, pueden ser modificables, de ahí la importancia de elegir correctamente hábitos saludables.

El consumo de bebidas azucaradas, como refrescos, néctares, bebidas deportivas y energéticas, cafés de sabores con azúcar o tés helados endulzados, se ha incrementado considerablemente en los últimos años, desplazando el consumo de agua natural y aportando cantidades de azúcar a la dieta, que pudieran derivar en excesos (dependiendo desde luego, de la cantidad consumida).

Por otro lado, la mercadotecnia actual promueve el consumo extra de productos, además de aumentar en gran medida la oferta de estos. Es decir, por un poco más de dinero, se adquiere una bebida “jumbo”, o “extra queso”, o una “gran hamburguesa”, o “extra” papas, “extra helado”, refrescos familiares, etc., es decir, el tamaño de las porciones se ha incrementado. Incluso, los vasos de jugo natural se presentan en atractivos envases de un litro o litro y medio, o bien se ofrece al consumidor, pequeños envases de jugos o leches saborizadas con una amplia gama para elegir.

El consumo diario aproximado de 8 vasos de agua potable cubre las demandas diarias de una persona adulta; el resto de bebidas azucaradas, se debe tomar con precaución y responsabilidad. La Secretaria de Salud determinó, mediante un comité de expertos, las recomendaciones de consumo de líquidos de la siguiente manera:

Fuentes:

  • Grandjean, A, Campell, S. 2006. Hidratación: Líquidos para la vida. ILSI Norteamérica/ILSI de México, A.C.
  • Rivera J, Muñoz-Hernández O,  Rosas-Peralta M, Aguilar-Salinas CA, Popkin BM, Willett WC. 2008. Consumo de bebidas para una vida saludable: recomendaciones para la población mexicana. Salud Pública Méx 50(2):173-195.