HC

Tendencias en el consumo de alimentos procesados y bebidas en México

Ing. Pablo Serrano
ILSI México

La gran tradición y variedad gastronómica de México han venido cambiando a través del tiempo, sobre todo a partir de la integración de la mujer como parte importante de las actividades socioeconómicas. Conocer cuáles son las tendencias de consumo dentro de una sociedad en un mundo  globalizado es importante para tomar decisiones que favorezcan la salud de la población, para lo que la educación y la investigación son fundamentales.

Actualmente México es el país con el mayor número de población infantil obesa y el segundo lugar en obesidad general a nivel mundial. Estos índices de sobrepeso son derivados de la cultura alimentaria, los hábitos de vida y el poder adquisitivo, entre otros factores.

El enfoque fundamental para tratar de explicar el sobrepeso en el país, ha sido dirigido hacia ciertos productos, por ello es importante conocer a nivel poblacional las tendencias en el consumo de alimentos y bebidas.

De los alimentos procesados actuales, los de más alto consumo per cápita en México son la leche, los cereales para el desayuno y los azúcares y endulzantes, de acuerdo con datos de Mintel.

Consumo de alimentos procesados per cápita en kilogramos en México a través de los años

En la gráfica podemos observar que desde 2007 el consumo anual per cápita de leche va disminuyendo de 33 litros por habitante a 30 para el 2013, por lo que se pronostica que para el 2017 se reduzca a 29 litros. Sin embargo, se mantendrá como el alimento procesado más consumido en México.

El segundo producto de alto consumo en México son los cereales para el desayuno que desde 2006 han mostrado un incremento paulatino de 8 a 9kg en el 2013; se calcula que cada habitante en el país consuma poco más de 10kg anuales para el 2017.

En tercer lugar están los azúcares y edulcorantes, que han presentado una discreta caída en el mercado desde 2007, cuando se consumían 7.38kg por habitante. Para el 2013 el consumo llegó a 7.25kg. Sin embargo, se espera un ligero crecimiento que llevará en el año 2016 a un consumo por habitante de 7.54kg por año.

En cuanto a la ingesta de bebidas procesadas, las de mayor impacto por habitante son el agua embotellada, las bebidas carbonatadas y la cerveza.

Consumo per cápita en México de bebidas procesadas

En la gráfica observamos que el consumo de agua embotellada disminuyó de 127 litros por habitante en 2006 a 194 en 2013, proyectándose un consumo de poco más de 194 litros por habitante en el 2017.

Las bebidas carbonatadas se encuentran en segundo lugar: en 2006 lograban un consumo de 116 litros por habitante, el cual aumentó a 126 litros en 2013, se prevee un consumo de 140 litros en 2017.

Y en tercer lugar está la cerveza con una ingesta por habitante en 2007 de 59 litros, esperándose para 2017 un descenso a 56 litros.

Referencias:

  • Mintel/GNPD. Base de datos global de nuevos productos.